Buscar
  • Frydman & Asociados

El tránsito en época de coronavirus


La cuarentena impuesta por el gobierno nacional hizo que disminuyera el caudal vehicular en las principales calles, avenidas y autopistas de las ciudades de todo el país. La consecuencia lógica fue que, a menor tránsito como consecuencia del aislamiento por el coronavirus, se registraron menos siniestros, lesiones y muertes por choques.

Sin embargo, las conductas al volante no variaron y se registraron imprudencias como antes del aislamiento. Obviamente, la situación fue empeorando a medida que se liberaron diferentes actividades.


Información

Nuestros equipos de investigación, distribuidos a lo largo y ancho del país para realizar reconstrucciones de siniestros de tránsito, nos informan de colisiones graves alrededor de sus áreas de trabajo (unos 200 kilómetros de sus residencias). Esto nos permite activar alarmas hacia las aseguradoras. Muchas veces se producen despistes de vehículos en solitario y, en muchos de ellos, con la velocidad como protagonista.

En sintonía con esta información que recibimos de primera mano, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y el gobierno de la provincia de Buenos Aires dieron a conocer los resultados de fiscalizaciones de velocidad. Las mismas fueron realizadas en conjunto en Acceso Oeste y Acceso Norte en el período comprendido entre el lunes 11 y el domingo 17 de mayo.

Los números alarmaron a las autoridades. Se detectaron 1.450 excesos de velocidad, un promedio de 207 casos diarios. La velocidad máxima registrada fue de 166 km/h, cuando el límite es de 100 km/h en Acceso Oeste y de 130 km/h en Acceso Norte.

La velocidad adoptada por muchos conductores es un claro indicador de que se están aprovechando de las calles con menor tránsito en el contexto de la pandemia del coronavirus. Así, las dificultades que experimentábamos antes de la cuarentena, estarían agravándose en la actualidad.


Riesgo en aumento

La velocidad es uno de los principales factores de riesgo tanto en la ocurrencia de colisiones como en sus consecuencias. Por eso es imprescindible que los conductores respeten los límites establecidos. Una velocidad segura protege no sólo al conductor y a los pasajeros que le acompañan. También al resto de personas con las que se comparte la ruta.

Recordemos además que, de acuerdo a datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un aumento de la velocidad promedio guarda relación directa con la probabilidad de que ocurra un siniestro de tránsito. También con la gravedad de sus consecuencias.

Un incremento de un 1% de la velocidad media del vehículo da lugar a un aumento del 4% en la incidencia de siniestros mortales y de un 3% en la de choques con traumatismos.

El riesgo de defunción de un peatón golpeado por la parte frontal de un automóvil aumenta enormemente con la velocidad (se multiplica por 4,5 de 50 km/h a 65 km/h).

En el caso de un impacto lateral entre automóviles que circulan a 65 km/h, el riesgo mortal para los pasajeros es del 85%.


Panorama nacional

Fue en rutas nacionales y provinciales con muy poco control y en las autopistas de acceso a la Ciudad de Buenos Aires donde se registró la mayor cantidad de colisiones graves durante la cuarentena. El tránsito en las calles de las ciudades protagonizó la menor cantidad de impactos, incluso de atropellos que, antes de la pandemia del coronavirus, llevaban casi el 50% de las estadísticas.

Los hechos más frecuentes fueron la salida de vía y el choque frontal que, indudablemente y más allá del poco tránsito por el aislamiento producto del coronavirus, sigue teniendo protagonismo. Este tipo de sucesos se encuentra frecuentemente asociado a distracciones y excesos de velocidad. Dos factores de riesgo cuya aparición es favorecida por las bajas intensidades de tráfico que presentan actualmente muchas rutas en el marco de la pandemia.


Aporte

Marcelo Aiello, gerente general de CESVI Argentina, se refirió a esta situación particular. “Desde CESVI estamos focalizados en proteger la salud de nuestros colaboradores y clientes ante el avance del COVID-19. De todas formas, seguimos analizando atentamente lo que sucede en el tránsito. Nos preocupan las violaciones a los límites de velocidad. Estamos convencidos que tenemos que reforzar nuestra tarea de concientización a través de campañas, disertaciones y capacitación. Más que nunca necesitamos que haya menos siniestros y lesionados. Nuestro sistema de salud debe tener todo dispuesto y concentrar su atención para cubrir las demandas inusuales que se generen por los efectos de la pandemia. Desde la seguridad vial podemos hacer nuestro aporte en la lucha contra el coronavirus para que el único contagio sea la prevención”, enfatizó.


Dentro de las acciones que CESVI Argentina organizó con motivo del Día de la Seguridad Vial, que se celebra el 10 de junio, lanzamos una campaña gráfica donde vinculamos conceptos comunes a los cuidados por el coronavirus y la prevención vial.


Asimismo, se brindará una charla abierta el próximo viernes 12 de junio, a las 11:30 horas, en vivo por el canal de YouTube de CESVI Argentina. En la misma se profundizará sobre los riesgos y las consecuencias de la velocidad en los siniestros de tránsito. También se compartirán experiencias y se propondrán recomendaciones preventivas.


Nota escrita por CESVI Argentina.

0 vistas

© 2019 por Frydman & Asociados - Asesores de Seguros