Buscar
  • Frydman & Asociados

Crece la demanda de seguros contra ciberdelitos.



A medida que las actividades laborales y comerciales fueron trasladándose al ámbito online por la expansión del coronavirus, la delincuencia transitó el mismo camino. Esa realidad se ve reflejada con el incremento de ciberdelitos en todo el mundo.

En la Argentina, la tendencia no es diferente. De acuerdo a la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI), el crecimiento de los mismos fue del 500% a partir del confinamiento obligatorio.

De hecho, el proveedor mayorista de telecomunicaciones CenturyLink informó que mitiga más de 120 ataques diarios de denegación de servicio e identifica un promedio de 195 mil amenazas únicas que impactan en unos 104 millones de targets únicos.

Por otra parte, la participación de los seguros contra ciberdelitos, algo novedoso en nuestro país, se triplicó desde el inicio de la cuarentena.


Demanda nacional e internacional


“Tanto en el plano nacional como internacional ya existen coberturas previas para el cibercrimen. En la Argentina se empezó hablar de seguros contra ciberdelitos hace pocos años. A nivel mundial, entre 15 y 20 años atrás. Se trata de un proceso muy similar a la curva que tuvo la póliza de D&O (directores y gerentes) un par de décadas después. En este producto, al igual que algunos otros seguros en particular, no sólo es importante tener la cobertura, sino también conocer su alcance y saber cómo proceder ante un siniestro”, sostuvo Marc Herzfeld, director comercial del Grupo Gaman.

Herzfeld señaló además que hoy se da en el seguro una combinación muy interesante de “producto con servicio”, como el auxilio mecánico en un seguro de auto o la gestión de asesoría en caso de un secuestro. “El manejo de la contingencia es casi más importante que la indemnización en sí misma. Por ejemplo, para contener la fuga de datos, el control de un delincuente cibernético sobre el sistema, etc.”, puntualizó.

Si bien ya hay algunos productos de seguros que dan respuesta a los ciberdelitos, el directivo explicó que el tema aún se encuentra en fase de desarrollo. “Seguramente, una vez que se instale un estándar de ciberseguridad, como pasó hace varios años con la necesidad de contar con un seguro de responsabilidad civil para directores de empresas que coticen en bolsa, también veremos una escalada en la contratación de estas coberturas”, consideró Herzfeld.


Cómo prevenir ataques


Según Forrester, compañía de investigación de mercado, en promedio, entre el 60% y el 73% de todos los datos dentro de una compañía no se utilizan para el análisis. Esto afirma la necesidad de contar con políticas para la gestión y la protección dentro de cada sector productivo.

Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías cumplen un rol indispensable durante esta pandemia. Permiten que las empresas continúen sus operaciones sin poner en riesgo su productividad y su rentabilidad.

Desde Rockwell Automation, empresa de origen estadounidense que ofrece sistemas de automatización e información industrial, destacan una variedad de capacidades y controles que les permiten a las empresas responder y adaptarse a amenazas emergentes enmarcadas en tres áreas clave: la higiene cibernética (creando programas que encaren las vulnerabilidades), la estrategia de defensa (las empresas deben desarrollar su seguridad teniendo en cuenta que cualquier punto individual de protección puede ser neutralizado) y la planificación frente al ciclo continuo de los ataques (sistemas que monitoreen y detecten todo comportamiento de la red para poder reaccionar e impedir las posibles amenazas).

En un ambiente conectado como el actual, la seguridad física y la ciberseguridad están inexorablemente unidas. “Muchas de las compañías no tienen el conocimiento de cuáles son sus riesgos actuales. Tampoco por dónde deberían empezar a implementar proyectos de integración y de ciberseguridad”, expresó Marcelo Sereno, gerente de Industria de Consumo para Latinoamérica de Rockwell Automation.


Camino por recorrer

Por último, Herzfeld dejó en claro que los seguros contra el cibercrimen en la Argentina todavía tienen mucho camino por recorrer. “A nivel mundial, mientras tanto, ya ocupan un lugar preponderante. En el mercado argentino es un rubro incipiente y choca con la poca cultura aseguradora”, concluyó.

La búsqueda de alternativas para dar respuesta a los ciberdelitos adquirió mayor impulso durante la cuarentena. Sin dudas, esto marca un fuerte precedente para procurar estar protegidos frente a los riesgos y las vulnerabilidades a los que se encuentran expuestas tanto personas como empresas, y prepararse para la “nueva normalidad”.


Nota extraída de: www.todoriesgo.com.ar


0 vistas

© 2019 por Frydman & Asociados - Asesores de Seguros